La música sueca más allá de los 'Heroes' de Eurovisión

Måns Zelmerlöw interpretando Heroes en Eurovisión (Photo: Elena Volotova)
ABBA, Herreys, Carola, Charlotte Perrelli, Loreen y ahora Måns Zelmerlöw. La historia de Eurovisión se escribe generalmente con nombres suecos pero lo cierto es que hay mucho más allá de estos Heroes del festival.

El pasado sábado, Suecia repetía victoria en el festival de la UER y ya van 6, lo que lo convierte en uno de los países que más veces han ganado el certamen. Tampoco hay que olvidar que Suecia tiene el honor de haber ganado casi siempre con temas que han pasado a la historia después de haber lograd convertirse en grandes éxitos internacionales y superar esa barrera del furor post festival.

Por encima de Suecia, con una victoria más, está Irlanda pero su época de éxito terminó en los años 90 cuando los suecos todavía iban por su tercera victoria.

Ahora Måns Zelmerlöw se une a esta flamante lista de ganadores de Eurovisión tras haber sido favorito a la victoria desde que fue anunciado como candidato al Melodifestivalen, incluso antes de que conociésemos su tema. Era su tercer intento tras Cara mia y Hope and glory. Ahora lidera las listas de ventas en más de 20 países de todo el mundo con Heroes.


Pero, ¿ya está? ¿Es solamente eso lo que Suecia le ha dado al pop? Sí, también están Roxette, Europe, The Cardigans, The Sounds, The Hives, Laleh, Agnes, Petra Marklund, Robyn, Avicii, Ace of Base, First Aid Kit y un larto etcétera. Admitámoslo, si quisiésemos mencionar a todos los artistas suecos de éxito necesitaríamos casi un manual del amante del pop sueco y posiblemente sería interminable

Todos conocemos a esos artistas y todos conocemos su música. Es posible que alguno no sepa asociar canciones a alguno de esos nombres pero sería fácil reconocer melodías solamente escuchando unos acordes.

Por si todo eso fuese poco, y volviendo al Festival de Eurovisión, este año han competido en total 8 producciones suecas, entre ellas el Amanecer de Edurne, y es que es muy habitual que los artistas internacionales acudan a compositores y productores suecos para crear sus grandes éxitos. Es por eso que Estocolmo es una gran fábrica de hits.

¿Te gusta Lady Gaga? ¿Rihanna? ¿Quizás Taylor Swift? ¿Qué nos dices de Bon Jovi? ¿Y Katy Perry, Britney Spears, Madonna y Avril Lavigne? No, no nos hemos vuelto locos. Si te gustan esos artistas, te gusta la música sueca. Sabemos perfectamente que todos estos artistas que nombramos tienen más bien poco de suecos pero, ¿sabías que su música llega directa de Estocolmo?

No en vano, Suecia es el país que más música exporta per cápita del mundo y esta nueva victoria en Eurovisión así como el éxito de otras producciones suecas como la rusa no hacen más que confirmar que Suecia es la nueva capital del pop global. Digamos que Suecia es ya al pop algo así como lo que Silicon Valley a la tecnología.

Todo esto ha ocurrido debido a que Suecia es un país que lleva muchos años apostando por la música fomentando el talento local impulsando escuelas y formación desde la juventud. Aunque hay que reconocer que todo esto comenzó por un objetivo diferente al de destacar en el mundo de la música pop. ¿El resultado? El éxito no buscado tras apostar por la música como parte fundamental de la cultura.


Dentro de todo este desarrollo casi industrial de la música pop en Suecia hay varios elementos fundamentales en el devenir de los acontecimientos como son los ya desaparecidos estudios Cheiron de Estocolmo fundados por Denniz Pop. A pesar de su desaparición algunas de las figuras que trabajaban para ellos siguen dándonos éxitos, es el caso de Max Martin, que este año lograba un Grammy al mejor productor.

Él está detrás de los trabajos de varios artistas que hemos mencionado antes. Pocos tienen el honor de haber superado en números 1 a Michael Jackson, pero él lo ha logrado. Es un verdadero genio del pop porque ha logrado convertir en oro todo lo que toca manteniéndose siempre orientado a las nuevas tendencias de la industria.

Y tampoco podemos olvidar a RedOne y, por supuesto, a Stig Anderson, que logró llevar al éxito a ABBA. Quizás parte de ese éxito de la música sueca está en que todo se centra en las personas y en su trabajo y no en procesos automatizados en búsqueda del éxito comercial. Digamos que priman las cosas bien hechas, el punto justo, el famoso lagom.

Entender la industria musical actual implica entender necesariamente la industria sueca ya que una no funcionaría sin la otra. En la actualidad estamos expuestos a música sueca en todo momento, ya sea en la radio o incluso en la televisión, como es el caso del último anuncio de El Corte Inglés.

No es de extrañar que también Spotify sea una marca sueca y que haya logrado cambiar la forma en la que consumimos música a diario y que esa nueva forma de consumir sea relevante para los artistas por marcar el éxito o no de sus trabajos.


Todo ha servido para que Suecia, en concreto Estocolmo, se convierta en el gran referente de la música pop internacional y que sean muchos los que deseen establecer su centro de trabajo allí. Quizás porque el frío ayuda a inspirarse, quizás porque las auroras boreales y las historias que se esconden detrás de los paisajes mágicos del país tienen un atractivo profundamente inspirador. Algo tiene Suecia que todo casi lo que toca lo convierte en éxito.

Y decimos casi porque nadie es perfecto, Suecia también ha sido de esos países eliminados en la semifinal de Eurovisión en alguna ocasión pero el trabajo duro y bien hecho siempre tiene una recompensa.

¿Qué ha ocurrido este año en el eurofestival? Es sencillo, la victoria de Måns Zelmerlöw y su éxito comercial simplemente ha servido para reflejar el paradigma actual de una industria que mira a Escandinavia cada vez que necesita un nuevo éxito. No es que se les premie por ser de allí, de hecho la mayor parte de las veces escuchamos múisca sueca sin saber que lo hacemos, pero no les importa. Al fin y al cabo la música es para disfrutarla sin importar el lugar del que venga. Quizás por eso los suecos son nuestros grandes Heroes, porque nos dan mucho sin el reconocimiento merecido en muchas ocasiones.

¿Imagináis un mundo sin música? Pues algo así pasaría si todos los sonidos de Suecia se silenciasen durante unos días. Siempre quedará Eurovisión para darle a la música sueca un poco de reconocimiento global y para aprovechar y, de paso, recordar que la música del país va más allá del festival y de los propios artistas suecos.

jdavidsobral

Periodista y Community Manager. Blogger en www.nordpop.com y un gran fan de las nuevas tecnologías, la comunicación online, la música y la cultura nórdica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario