El Museo ABBA celebra su segundo aniversario

ABBA The Museum (Photo: Johan Lygrell)
Hoy se cumplen dos años de la apertura el ABBA The Museum en la isla de Djurgården en Estocolmo junto con el Swedish Music Hall of Fame, todo un edificio dedicado a la historia de la música en la capital sueca.

Hace dos años se reunían ante las puertas de este edificio numerosos artistas como Mats Ronander, Nanne Grönvall, Lena Philipsson, Nicke Borg, Sarah Dawn Finer, y tres de los cuatro miembros de ABBA para recordar lo que el grupo había supuesto para sus vidas.

Por supuesto, en la apertura no faltaron música, juegos de luces y fuegos artificiales. Todo un gran despliegue técnico y mediático para celebrar un gran momento para la música.


El éxito de ABBA es conocido por todos, pero también hay que reconocerles el haber logrado convertirse en parte de la banda sonora de la vida de muchas personas. Incluso de la vida de aquellos que nacimos cuando el grupo ya formaba parte de la historia del pop.

Gracias a este proyecto impulsado por Björn Ulvaeus ahora tenemos en Estocolmo un lugar en el que disfrutar de recordar la historia de ABBA pero también la historia de la música. Y a esto se unirá pronto un restaurante que nos permitirá experimentar la historia y crear la nuestra propia.

Por el museo han pasado estos dos años miles de personas llegadas de todas partes del mundo para disfrutar de una audioguía en la que Agnetha, Benny, Björn y Frida cuentan sus recuerdos personales de la época.

Todo se cuida hasta el más mínimo detalle para conocer al grupo desde sus inicios. Toda una muestra de que la música es muchísimo más que un simple complemento del ocio, toda una muestra de que la música es una parte irrenunciable de nuestra cultura ya sea en un género clásico o en pop.

No es de extrañar que estas cosas nos hagan sentir cierta envidia al ver que los diferentes agentes apoyan proyectos de este tipo en Suecia. La tradición musical es muy importante allí y eso se nota, aunque todo eso llegase gracias a un error tras un esfuerzo cultural conservador.

La música es imparable y ABBA es el claro ejemplo. Lo intentaron una vez en el Melodifestivalen sin éxito, lo intentaron la segunda y ganaron. Es más, ganaron Eurovisión pero el éxito no fue inmediato sino que vino con el trabajo bien hecho.

El Museo ABBA y el Swedish Music Hall of Fame son un perfecto viaje al pasado para recordarnos que la música está ahí siempre que la necesitamos y sin pedir demasiado a cambio. Está bien que de vez en cuando seamos nosotros los que le dedicamos algo.

Thank you for the music!


Puedes consultar más información sobre el Museo ABBA en su web oficial.

jdavidsobral

Periodista y Community Manager. Blogger en www.nordpop.com y un gran fan de las nuevas tecnologías, la comunicación online, la música y la cultura nórdica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario