Loreen e Ingá-Máret Gaup-Juuso interpretan 'Son' en Skansen

Ingá-Máret Gaup-Juuso y Loreen (Photo: Sápmi Sessions/SVT)
Ayer se celebró el Día Nacional de Suecia con un evento en el escenario de Solliden, en el museo al aire libre Skansen. Loreen e Ingá-Máret Gaup-Juuso fueron dos de las artistas participantes y juntas interpretaron Son, el tema que compusieron hace unos meses en Sápmi Sessions.

Tal y como ya os contamos, la SVT resucitó este año este programa en el que diferentes artistas conocidos viajaban al norte del país para reunirse con algunos de los grandes talentos de la región sami. Tres semanas en un estudio creando una canción sin haberse visto antes, ese era el objetivo.

La cita entre Loreen e Ingá se dio en Vássijávri, un pueblo casi perdido de la Laponia, y del trabajo de ambas nació Son, un tema que combina lo mejor de cada una de las artistas.

Ingá-Marét es una de las cantantes de jojk más conocidas de la Laponia y, de hecho, está muy bien valorada en la región. Lleva desde los 4 años en el mundo de la música tradicional sami y ya ha tenido la oportunidad de trabajar con músicos de todo el globo y actuar en Japón, India y Alemania. Por si fuese poco, también es actriz y ha realizado varias actuaciones en el samiska nationella teatern.

¿Qué decir de Loreen que no sepamos ya? Primero pasó por Idol, luego lo intentó en el Melodifestivalen sin lograr la victoria y un año más tarde llegó con Euphoria arrasando en votos en el certamen de la SVT y en Eurovisión. Pero además de ese éxito nacional e internacional, también ha realizado colaboraciones con otros artistas como Kleerup.

Quizás a algunos les pareciese casi imposible que dos artistas tan diferentes, una comercial y otra de música folk, se pudiesen unir y crear algo juntas pero sin lugar a dudas los nórdicos son los reyes de la experimentación y eso es a la música lo que los kanelbullar al fika.

Son es el resultado de unir uno de los géneros más bellos del norte, el jojk, a sonidos más pop y tribales. Digamos que recuerda un poco a ese lado oscuro que Loreen nos mostraba en su primer álbum, Heal.

El jojk puede resultar difícil de entender para muchos pero si algo especial tiene es que es el propio artista el que debe ser capaz de conectar con el público para contar una historia. Es la muestra de que a veces no es necesario entender la letra de las canciones para que realmente le toquen a uno el alma y le pongan los pelos de punta.

Todavía tendremos que esperar para el anunciado y esperado segundo disco de Loreen pero mientras podemos disfrutar de esta actuación mágica que ayer nos regaló en Skansen junto con Ingá. La música no tiene fronteras y cuando los géneros se mezclan surgen cosas así. Atención a las vistas aéreas de Estocolmo.


jdavidsobral

Periodista y Community Manager. Blogger en www.nordpop.com y un gran fan de las nuevas tecnologías, la comunicación online, la música y la cultura nórdica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario