El camino a Eurovisión 2014: así se preparó el festival en Copenhague

Escenario del B&W Hallerne (Photo: Thomas Hanses/EBU)
Eurovisión 2014 ya forma parte de la historia de la música europea, el escenario vuelve a ser un amasijo de hierros y Copenhague ha vuelto a la normalidad. Detras de todo el brillo de la semana del certamen ha habido un duro trabajo y la DR nos lo muestra en un documental.

La idea es algo similar a la del documental que la SVT emitió hace un año sobre el festival celebrado en Malmö si bien aquel estaba destinado a  mostrar el certamen tras las escenas. En este caso la DR nos lleva al trabajo previo a los primeros ensayos.

Meses de trabajo, de visionar los festivales previos y de buscar nuevas ideas para ofrecer una experiencia diferente al público. Desde un logo que tiene continuidad en la forma del escenario a todos los avances tecnológicos empleados para su construcción. 3.000 puntos de luz y 35 kilómetros de hierro fundido fueron algunos de los elementos empleados.

Lo primero fue la adecuación del espacio, una nave en desuso que se convirtió en estadio. Hubo cambios sobre la marcha, hubo que implementar un sistema para evitar un mal sonido y eliminar varias columnas de forma temporal para permitir una buena realización.

Dinamarca es un país muy conocido por el diseño y ellos querían ir más allá. Tras cambiar de idea varias veces como hacen los grandes creativos antes de tomar una decisión el diseñador Claus Zier decidió plasmar en su creación los antiguos astilleros, el lugar en el que se construían grandes barcos, lugar que por unas semanas sería el centro de la música europea.

El director técnico, Per Zachariasen, buscaba innovar en todas partes. Este año ha habido agua en el escenario, una superficie led táctil cubriendo el suelo del escenario para crear diferentes efectos, una pantalla de cristal que creaba imágenes gracias a impulsos eléctricos sobre unos cubos de acero, postales de introducción a cada candidatura en las que se premiaba la creatividad y un largo etcétera.

Pero todo tenía que estar preparado también para la llegada de más de 10.000 personas acreditadas. Hubo que crear una sala de trabajo para los medios, camerinos, un centro de ruedas de prensa.

Es cierto que los más de 180 millones de espectadores que cada año congrega el festival han disfrutado de un gran show por televisión, pero también es importante el trabajo realizado para que disfruten los que acuden al evento en vivo.

Dinamarca ha sido la capital de la música europea y eso incrementará el turismo en el país tras haber tenido la oportunidad de mostrar todo lo que tienen que ofrecer al mundo.

Tecnología, innovación, políticas verdes, diseño y mucha y buena música. Esas han sido las claves del Festival de Eurovisión 2014. Así ha sido todo el trabajo. No te pierdas el documentan subtitulado en inglés.

Además, la DR ha emitido un documental en danés dividido en tres partes y que puedes ver en estos enlaces: parte 1, parte 2, parte 3. En este caso, está más bien centrado en el aspecto creativo del propio show.


¿El resultado? Un gran show musical del que todos los europeos y medio mundo pudieron disfrutar hace ya una semana.

Y es que la música siempre necesita un buen soporte para resaltar su brillo. Al fin y al cabo, el festival de la UER es la gran competición musical del continente. Este año ganaron la tolerancia y la música.


jdavidsobral

Periodista y Community Manager. Blogger en www.nordpop.com y un gran fan de las nuevas tecnologías, la comunicación online, la música y la cultura nórdica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario