ABBA desvela el por qué de sus estilismos: evitar impuestos



Este 2014 se cumplen 40 años de la victoria en Eurovisión del más famoso y exitoso grupo de la historia del pop, los suecos ABBA. Este año habrá eventos especiales en el propio ABBA Museum de Estocolmo pero además de eso acabamos de conocer una interesante noticia.

Además de por su música, los componentes del grupo eran conocidos y reconocidos por los extravagantes modelos que lucían durante sus actuaciones. Lentejuelas, pantalones de campana, brillos y grandes plataformas eran algunos de los elementos más destacados de la indumentaria de ABBA. ¿Cómo nos íbamos a disfrazar ahora del grupo si no hubiese sido así? ¡El carnaval está cerca y no puede faltar un grupo de amigos caracterizado de los suecos!

Pero, ¿qué había detrás de tanto “glamour”? No, no pretendo que ningún aficionado a la moda sienta ganas de matarme, era para darle algo de chispa a este artículo. Uno se siente espléndido durante esta época del Melodifestivalen y el regreso de Alcazar al certamen de la SVT es la sal de la comida y el azúcar del postre. Vamos, que se agradece tanto colorido en este frío y lluvioso invierno y uno ya no sabe qué dice.

A lo que íbamos, la ropa de ABBA formaba parte de un esquema de ahorro. Así es, el grupo podía beneficiarse de la ley sueca que permitía deducir de impuestos sus vestimentas, pero para ello los propietarios debían demostrar que se trataba de ropa de trabajo y no de uso diario.

El próximo mes de marzo se publicará en Reino Unido ABBA: el libro de fotografías oficial. Se trata de una interesante recopilación de imágenes oficiales y otras inéditas junto con comentarios de los propios componentes del grupo y, dentro de esas páginas, se desvelan algunos secretos como este.

El propio Björn afirma que en aquellos años "nadie pudo haber ido tan mal vestido" como ellos. Seguramente, incluso si no hubiesen ganado Eurovisión, la gente se acordaría de ellos. Frida dice que ellos llevaban la ropa con la que se sentían cómodos e incluso destaca algunos de sus modelos favoritos.

Está claro que nadie se pondría esas ropas para ir a comprar una barra de pan, ¿o sí? Por eso, si el objetivo era el ahorro económico y evitar impuestos, lo consiguieron. Y además hicieron marca propia.

Desde entonces las cosas han cambiado en Suecia y personalidades como la famosa escritora sueca Camila Läckberg no se han librado de pagar al fisco. Y es que en la actualidad esa ropa tiene que ser totalmente diferenciada, bien llevando logotipos de empresa o siendo creada para algo muy concreto.

Ahora, si os disfrazáis de ABBA en las próximas semanas o veis a un grupo de personas haciendo lo propio sabréis el por qué de esa ropa.

Lo realmente positivo es que, independientemente de la ropa, ABBA ha pasado a la historia por su música, por sus grandes canciones y por haber hecho algo que pocos hacen: crear joyas que a día de hoy siguen sonando frescas y actuales. Hay victorias que son capaces de sobrepasar lo puramente momentáneo y superar todas las barreras.

And remember… The winner takes it all…

ABBA Rocks! :)

jdavidsobral

Periodista y Community Manager. Blogger en www.nordpop.com y un gran fan de las nuevas tecnologías, la comunicación online, la música y la cultura nórdica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario