Felices y nórdicas Navidades



Ya estamos en invierno, la noche más corta del año ha pasado y los días comenzarán a crecer poco a poco. Los que estén o hayan estado en algún país nórdico durante esta época sabrán que las horas de luz pueden llegar a contarse con los dedos de una mano.

Mientras en España nos atiborramos de comida y esperábamos con ganas el premio gordo de la Lotería de Navidad, los nórdicos disfrutan de sus propias tradiciones.

La principal tradición sueca llegaba con más de una semana de antelación a la Navidad. Se trata de la festividad de Santa Lucía, la Reina de la Luz. Las muchachas se convierten en doncellas de Santa Lucía para emerger de la oscuridad con una corona de velas en la cabeza. También es una tradición propia de Noruega que, aunque está creciendo en los últimos años, no es comparable a la sueca.

Mercados de Navidad, galletas de jengibre, bastones de caramelo, auroras boreales, nieve. Está claro que cuando cualquiera piensa en estas fiestas, la primera imagen que viene a la cabeza es una postal idílica en cualquier lugar de uno de los países nórdicos. Quizás el frío y la oscuridad hagan que para los ciudadanos del norte estas fiestas sean todavía más especiales.

Jólasveinn, Julenissen, Jultomten, Joulupukki y Julemanden. Estos son los nombres que recibe lo que aquí conocemos como Papá Noel en los cinco países nórdicos: Islandia, Noruega, Suecia, Finlandia y Dinamarca. Cada uno tiene sus particularidades pero son, en esencia, la misma persona.

Los primeros de la lista pertenecen a lugares donde la cultura de los duendes en particular, y de lo sobrenatural en general, tiene bastante poder. De ahí que la traducción literal sea algo así como “Duende de Navidad”. En los otros casos el nombre es más común, “Hombre Navidad”. En todos los casos se trata del mismo personaje mitológico que vive en la alta montaña, quizás en el polo, y que el 24 de diciembre desciende hasta los hogares para dejar regalos a aquellos que se han portado bien.

Pero si algo importante tiene la Navidad nórdica es, como no podría ser de otra manera, la música. Las giras de conciertos recorriendo el país son habituales en estas fiestas, al igual que lo son los programas musicales de televisión tematizados para la ocasión. Música al aire libre, en teatros, en estadios. Música tratando de despertar a los ciudadanos que viven el invierno deseando que termine justo cuando todavía acaba de comenzar.

Pero estas fiestas están hechas para ser buenos, para mostrar la faceta más caritativa de las personas que, en muchas ocasiones, permanece oculta el resto del año. Hace unas semanas se celebraba en Suecia el tradicional Musikhälpen, un programa que, cada año, recauda dinero para alguna causa benéfica. Durante la semana de emisiones pudimos ver a los rostros más conocidos del panorama musical del país cantar en directo. El evento terminó con una recaudación de más de 28 millones de coronas suecas, algo más de tres millones de euros.

No faltan tampoco los estrenos musicales. Este mismo mes hemos visto a artistas como Hera Björk, Charlotte Perrelli y otros muchos sacar discos para ambientar las fiestas.

Pero, ¿qué ocurre con aquellos cuyo espíritu navideño es más bien escaso? Pues también tienen grandes temas que deberían llevar en su lista de reproducción. He de admitir que desde que descubrí “Christmas Fool”, de la sueca Amanda Jenssen, me quedé enamorado. Es el mejor tema anti-Navidad que he escuchado. “Bienvenido a mi jaula, tengo algunos regalos para ti. Puede que no sea el cachorro que elegiste”, así comienza este oscuro himno de la miseria. Pero que nadie se asuste, es imposible deprimirse con un tema tan perfecto como este, aunque cada uno puede darle su propia interpretación, eso es lo mejor de la música.

Hay que consumir bien los últimos días del año y esperar que 2014 venga lleno de cosas positivas. ¡Y que no falte la buena música nórdica!

Si no puedes luchar contra la fiesta, ¡únete a ella!

God Jul! / Glædelig Jul! / Hyvää Joulua! / Gleðileg Jól!

jdavidsobral

Periodista y Community Manager. Blogger en www.nordpop.com y un gran fan de las nuevas tecnologías, la comunicación online, la música y la cultura nórdica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario