Música y televisión, fórmula perfecta en Escandinavia

Laleh en el programa Skavlan (Photo: svt.se)
No es nada nuevo decir que en Escandinavia la suma de música y televisión es casi una fórmula perfecta que asegura el éxito y grandes audiencias, pero en España no ocurre lo mismo.

Formatos como Idol o The Voice tienen un gran éxito de audiencia en Escandinavia en cada edición pero lo que ocurre con los concursantes es diferente a lo que ocurre aquí. Los que están bien valorados por el público terminan grabando temas o incluso discos. Las diferentes cadenas de televisión cuentan con ellos para sus shows y siguen presentes en la vida musical del país.

Está claro que la música en Suecia o Noruega vende mucho. Y no es que sólo venda, sino que se vende. Ya sabemos que la cultura tiene otro significado en estos países y el sentido de la responsabilidad al hablar de esta parte del patrimonio es muy importante. Los artistas que salen de estos programas aparecen generalmente en los primeros puestos de las listas de ventas.

Pero el recorrido no termina ahí. Llega un punto en el que la carrera de algunos artistas queda medio adormecida hasta que un compositor les ofrece un tema y lo presenta al Melodifestivalen o al Melodi Grand Prix. Esa es la mayor lanzadera para cualquier artista.

Como decía hace poco la gran Sarah Dawn Finer, el Melodifestivalen es casi un concurso de popularidad. Gana el que más apoyo tiene. Está claro que el huracán Loreen no se da todos los años por mucho que nos encantase que así fuera.

Pero, ¿qué ocurre después? Llegados a este punto, incluso teniendo estos formatos de televisión, en nuestro país los artistas estarían casi muertos televisivamente hablando. Es cierto que aquí hacen alguna discreta aparición en televisión y luego tenemos galas de Navidad y otros eventos.

Lo que diferencia esas galas especiales de las de los países nórdicos es el cómo. Mientras aquí tenemos un plantel de artistas reconocidos interpretando sus temas en riguroso playback y con puestas en escena de estar por casa y una realización muy básica, en Suecia nos sorprenden artistas como Laleh, como ya vimos hace unos días. Puestas en escena preparadas para televisión, escenarios perfectos, buena iluminación y realización y, por supuesto, música en directo. Se mima cada detalle.

En los países nórdicos los artistas siempre actúan en directo. Y no, no culpamos a los artistas españoles. Sabemos perfectamente que son las propias cadenas de televisión las que, en muchas ocasiones, les hacen actuar en playback para ahorrar tiempo de ensayos y de preparación de sonido aunque sí les piden cortar sus temas.

En definitiva, un maltrato bastante importante a la música.

Y el que cuida la música sigue con su éxito y de ahí otros formatos como el juego musical Doobidoo en la SVT, las actuaciones en Bingolotto, el programa Skavlan, en el que participan artistas de reconocimiento internacional como Ellie Goulding hace unos días, el programa Så ska det låta donde dos grupos de artistas conocidos compiten, y todos los formatos de verano.También la NRK tiene formatos de este tipo como Beat for beat.

No pueden faltar formatos como el programa de coros en el que participan también artistas de primera línea como invitados, como fue el caso de Carola hace unas semanas para continuar con la celebración de sus 30 años en la música.


Las televisiones nórdicas, públicas o privadas, ponen en valor la música. Los artistas aparecen en numerosos programas actuando en directo, preparando sus actuaciones. La gente disfruta de la música y el consumo de la misma es importante. Está claro que el lagom es la clave de todo este éxito. Y lo más importante, la música continúa tras el programa

Los nórdicos trabajan duro para conseguir buenos resultados, pero sin dárselas de nada. Se valora el esfuerzo y eso está haciendo que sean un referente en la industria musical de todo el mundo y que debiesen ser los modelos a imitar por nuestras televisiones en este ámbito.

La música necesita plataformas para llegar al público y la televisión necesita a la música. Todo el día escuchamos música en anuncios, cabeceras de programas de televisión, y un largo etc. Parece que, en nuestro país, todavía a nadie se le ha dado por aprovechar la gallina de los huevos de oro.

Nordpop

Periodista y Community Manager. Blogger en www.nordpop.com y un gran fan de las nuevas tecnologías, la comunicación online, la música y la cultura nórdica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario