Los países nórdicos gustan en Eurovisión

Este año las apuestas de pago dan por ganadora a Dinamarca aunque todavía habrá que esperar a ver qué ocurre en la final de un festival, este año, más reñido que nunca.

Hay muchos países favoritos este año pero los nórdicos son, quizás, los que más se han esforzado para poder optar al micrófono de cristal el próximo sábado 18 de mayo. El festival les queda cerca, la SVT está haciendo un gran trabajo, reduciendo costes y aumentando la eficiencia. El resultado de la primera semifinal fue, sencillamente, impresionante.

Se trataba de la primera semifinal, mañana llega la segunda y en ella participa otra de las favoritas de este año, Margaret Berger, que representa a Noruega con el tema I feed you my love. Es una candidatura diferente a lo habitual, moderna y con una puesta sencilla que convierte a Margaret en el centro de atención. Ella tiene un gran directo y sabe cómo moverse ante la cámara.

La última vez que se celebró el festival en Suecia, allá por el año 2000, la victoria fue a parar cerca, a Dinamarca. Este año las apuestas de pago dicen que podría ocurrir lo mismo, aunque, como decimos las cosas no están tan claras como en la edición del año pasado.

Podría ser que Ucrania diese la sorpresa o que algún país que no es favorito se llevase el trofeo. También podría ser que Noruega celebrase su segundo festival  en menos de 5 años gracias al triunfo de Margaret. Sería una merecida victoria.

Pero los países nórdicos no sólo han buscado su mejor candidatura para este año. El Festival de Eurovisión es allí tan importante como la propia industria musical. Las televisiones públicas realizan grandes preselecciones nacionales en las que participan sus mejores artistas con temas compuestos por sus mejores músicos.

El norte de Europa no queda mejor en el festival por ser el norte de Europa. Se les valora porque llevan, desde sus inicios, intentando llevar propuestas maduras, serias y solventes. Son países que se desviven por llevarse el trofeo pero siempre buscando la calidad en sus propuestas y evitando lo barroco en las puestas en escena.

Los países nórdicos gustan en el festival, y con razón. El trabajo duro de años se recompensa con la credibilidad y el favor del público.

España suele estar mal valorada, por el contrario, por la poca estima general que tenemos nosotros mismos hacia el festival. Y cuando digo nosotros me refiero a esa gran parte del público que se dedica, cada año, a criticar duramente un festival sin saber realmente cómo funciona.

Cuando 39 televisiones compiten por poder celebrar el certamen será porque algo bueno tiene.

¿Veremos el segundo festival de la década en Noruega el año que viene?

Margaret Berger nos envía y saludo. Recordad, ella participan en la semifinal de mañana, jueves. Desde España podremos votar a través de los números de teléfono que facilite Televisión Española durante la emisión de la gala. También se podrá votar a través de la App oficial del festival.



Nuestro apoyo a Margaret. Esperamos poder verla el sábado 18 en la final de Eurovisión.

Nordpop

Periodista y Community Manager. Blogger en www.nordpop.com y un gran fan de las nuevas tecnologías, la comunicación online, la música y la cultura nórdica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario